9 de diciembre de 2016

Cuando te escribo poemas...

Cuando te escribo poemas
te estoy imaginando leyendo
yo los escribo desde el alma
diciendo te estoy queriendo.

A veces van esas hojas
regadas de amargo llanto
por no tener vida mía
tus besos que quiero tanto.

Y mi corazón se entrega
en versos y sentimientos
esperando que los lea
y mitigué tus sufrimientos.
Porque si a solas te sientes
cuando no estoy contigo
sabes como laten mis sienes
si no te tengo conmigo.

Seguiré escribiendo por ti
porque en mis versos y prosas
quiero hacerte muy feliz
mi ninfa maravillosa...

Cuando ahora leas esto
siente en cada verso mi amor
y cuando cierres el libro
sienteme en tu corazón...
















Sushi sobre tu cuerpo.

Quisiera que fueras mi plato
para poner los manjares
y con mis dedos y mis labios
que sientas mis padeceres.

Cuando el sushi ya devoro
y dejo tu piel desnuda
voy a besarte despacio
con pasión y con ternura.
Esos besos serán tu postre
mis caricias un capuchino
las flores para estremecerte
cuando llegue a mi destino.

Está terminando el banquete
mi piel en tu piel se mece
y en un instante de muerte
me estremezco y te estremeces.











Si el amor a veces no tiene sentido...

Quiero perderme en el olor de tu cuerpo
entre suspiros y gemidos en la madrugada
y en tu cuello sentir como llega el invierno
y en tu alma se quede mi alma extasiada.

Que me des de beber cuando fluya en tus ansias
el liquido vital que sostiene tu vida
y en tus brazos acortar esta terrible distancia
que me llena los sueños de dolores y heridas.

¿Que mas puedo decirte a estas alturas?
en este largo camino que hemos recorrido
en el que llenaste mis deseos de fe y ternura
en continentes separados, sin estar conmigo.

Si el amor a veces no tiene sentido
y la vida a veces es pura quimera
¿Pero que haría yo sin tener tu abrigo?
si solo con tu amor, mi esperanza queda.

Dejame al menos de tu cuerpo la fragancia
que se impregna en mi cuerpo cuando te sueño
y no dejes de venir como cada mañana
cuando al alba con tu sonrisa, yo me despierto.

Ángel Reyes Burgos

La vida se me hace suspiro...

La vida se me hace suspiro
cuando dormida en la cama
mis ojos se vuelven ríos
de llanto en la madrugada.

Es tanta esa belleza
que derrama tu piel lozana
que mi alma queda prendida
hasta llegar la mañana.

No quiero cerrar mis ojos
y amarte con mi silencio
son tragedias de mis antojos
si te miro y no te tengo...
De insomnio me estoy muriendo
que despierto estoy soñando
y no quiero que durmiendo
tu alma se este alejando.

El corazón me da un vuelco
parece que te estas moviendo
yo de tu cama me alejo
con los pasos padeciendo.

Quizás sea solo cosa mía
que te escucho a ti diciendo
no me dejes que de día...
te voy a seguir queriendo.
















Voy a hacer que nazcan flores.

Voy a hacer que nazcan flores
cuando desnuda te tenga
y entre suspiros y temblores
tu piel en mi alma duerma.

Que en tu piel estremecida
nazcan rosas y azucenas
y en tu boca haya ternura
cuando te bese y te tenga.
Serás el florero dispuesto
para plantar mis semillas
yo seré ese abono eterno
que por ti espera en Sevilla.

Que por ti soy jardinero
que planta con mil poemas
este amor dulce y tan sincero
que alivia todas mis penas.











Tengo tanta sed en el alma...

Tengo tanta sed en el alma
que aplacarla ya no puedo
si no me das tus caricias
y me llenas de consuelo
y tus besos sean delicias
de suaves gotas del cielo.

Ay de estos suspiros míos
que llenan esos silencios
dejando mi pecho frío 
en mis noches de tormento
y ni las aguas de un río
me quita esta sed que tengo.
Quiero dormir y me entretengo
recordando tus te quieros
y las horas pasan despacio
que sin tenerte yo muero
y estos suspiros del pecho
son llamaradas de fuego.

Quiero que venga a buscarme
el sueño reparador
que pueda por fin soñarte
en tus brazos y con tu amor
y en nuestros brazos amantes,
contemplar la salida del sol...















5 de diciembre de 2016

Hay niña, por tu sonrisa...

Hay niña, por tu sonrisa
las aves del cielo vuelan
niña de cara traviesa
tu eres la sal de la tierra.

Me plantas en el corazón
recuerdos maravillosos
cuando con toda ilusión
lloraban de amor mis ojos.

¿Donde va la juventud?
ese divino tesoro
que con toda gratitud
el pecho cantaba de gozo.
Al ver esa sonrisa que tienes
recuerdo mis días de antaño
y una sonrisa me viene
ya que yo tanto la extraño.

Ya no me quedan muchos días
de vino y de primaveras
pero si de esas caricias
de mis versos cuando muera.

Sigue creciendo chiquita
con risas y cantos hermosos
que en tu vida necesitas
para que no lloren tus ojos...

Quiero tener tu hermosura...

Quiero tenerte en mis brazos
y en mi pecho poseerte
beber el néctar de tus labios
y con mis manos quererte.

Y te querré con locura
cuando te de esta pasión
en ese barco ante la luna
donde navegamos tu y yo.

Rozar con mis labios hambrientos
la piel de mi piel amada
que se muere con lamentos
si no estas en mis madrugadas.
Quiero tener tu hermosura
para que fluya en tu vientre
este amor que sin fisuras
te ama constantemente.

Y recorrer tus llanuras
con besos de amor y fuego
y subir hasta tus alturas
a esas guindas de ensueño.

Quiero estar en tu camarote
surcando por esos mares
y poder a ti navegarte
mientras termina mi embate...

Que lejos me resulta...

Que lejos me resulta
al no abrazarte
y esta angustia
por no besarte.

Cuantas veces siento
en mi pecho frío
si no te tengo
cariño mío.

Que lento los días
que negro el sufrimiento
sin tener tu alegría
ni sentir tu aliento.

¿Que puedo hacer?
si no soñarte
para poder creer
que vendrás al instante.

Y aquí me tienes
escribiendo poemas
para poder sentirte
sin morir de pena...

Ángel Reyes Burgos

Y mis lágrimas amargas...

Estoy vagando sin rumbo
porque mis pasos no llegan
a encontrarse con tus  pasos
caminando la misma vereda.

Un andar que de cansino
a mis pasos vuelven lento
esperando en el camino
que te presentes al momento.

La noche se me hace eterna,
no encuentro la sombra amiga
que por ti ya me responda
calmándome la fatiga.
Quizás cuando pase el recodo
de las ultimas encinas
vea la sombra de un todo
que junto a mis pasos camina.

Allí terminarán mis pasos
cuando abrazarte yo pueda
contarte de mis tormentos
cuando no estás a mi vera.

Y mis lágrimas amargas
por ti se harán piloncillo
de dulce néctar del alma
y versos dulces y sencillos.

Voy a despertarte con rosas.

Hoy te contemplo en la cama
tus ojos están cerrados
me fascina tu hermosura
y mi corazón enamorado
pone rosas en tu cintura
y te beso apasionado.

Coqueta abres los ojos
y mirando a las rosas
el alma te está temblando
sintiendote tan dichosa.

Te miro y quedo prendido
de tus labios que se agitan
y en mis labios yo he sentido
cuanto tu me necesitas.
Las voy a poner en un jarrón
no quiero romper el hechizo
y un grito del corazón
me dice, no, que te necesito.

A tus pies dejo las flores
y desde los pies yo te beso
y subo entre tus temblores
por los pliegues de tu cuerpo.

Entre el lecho perfumado
y el olor de tu hermosura
ya nos quedamos extasiado
con este amor de locura.

Ángel Reyes Burgos



Poema sobre tu piel...

Tendré como lienzo tu bella espalda
para dibujar con mis letras este poema,
tu me darás los gemidos de tu alma
y de mi corazón, desaparecerán todas las penas.

Con cada verso sentirás cuanto te amo
y en cada letra llevaras los mil te quiero
ese cariño inmenso que te tengo
que te haga sentir en el mismo cielo.

Relajate mujer, es lo que pido
y siente el deslizarse de mi pluma
y hazme saber lo que has sentido
cuando mi pecho y tu espalda, sea una.

Y seguiré escribiendo este poema
en tu cuello con mis besos y mis pasiones
hasta que sienta que ya no quedan fuerzas
y tiemblen en uno solo, nuestros corazones.

2 de diciembre de 2016

Mujer, tu eres muy salvaje...

Mujer, tu eres muy salvaje
y en tu salvajura me arrastras
haciéndome sentir como tigre
aunque con tu cuerpo me matas.

Pero es una muerte tan dulce...
que sin embargo me amarga
cuando no puedo tenerte
porque mis besos te extrañan.

Me siento como jauría
de tigres enfurecidos
por esa pasión que desatas
perdiendo mis cinco sentidos.
Que tu eres mi diosa, lo sabes
y en un lecho de plumas blancas
voy a verter a raudales
los besos que por ti se callan.

Yo rugiré como fiera
cuando abrazado me tengas
y anudado a tus caderas
mi cuerpo en tu cuerpo baila.

No refrenes mis instintos
que yo ya no soy de mí
y quiero con sentimientos
solo en tus brazos morir...
















Y te dejaré en estos versos un rocío...

Hoy voy a escribirte, mis versos más soñadores
los que nunca yo te dije y nunca te produjeron temblores
versos para tus noches tristes, versos para aliviar tus temores.

Y te dejaré en estos versos un rocío, que te bañe de dulzura
la noche ya no será más noche, se instalará en tu amargura
cuando el alma te atenace, una luz serena y pura...

No leas estas palabras, por mucho que sean en versos
siéntelas dentro del alma, allí profundo en tu pecho
y plántalas para toda tu vida, hasta que venga el silencio.

¿No ves de lo que te estoy hablando?
siente mi amor en cada letra, que sin ti no estoy queriendo
vivir mis carnes despiertas, que sin ti me estoy muriendo.
que por ti mi alma está alerta, y sin ti esta padeciendo...
mujer, carne de mi carne, musa de mis pensamientos...

Eres para mi ese sueño...

Estamos tan lejos, pero
creo que voy a tocarte
celebrando este cumpleaños
y con pasión, poder besarte.

Eres para mi ese sueño
que se convirtió en realidad
mujer de la que yo bebo
el jugo de la felicidad.

A veces no puedo creer
que yo te haya conocido
tanta suerte no puede tener
un hombre casi vencido.

Tu me conoces, para ti,
soy ese libro abierto
que te dejé descubrír
para que te metieras dentro.
Y juntos pasamos la vida
y los cumpleaños crecen
tu, sanando mis heridas
yo, agradeciendo lo que eres.

Como te dije en un poema
mujer de dulzura infinita
no te quedes con una pena
si tu a mi me necesitas...

Yo ya no se de que manera
puedo agradecerte tanto
entre estas lejanas fronteras
desde donde nos besamos.

Que este día sea especial
mi niña dulce y serena
mujer de mi tempestad
sangre y vida de mis venas.

Que difícil es llenar el vacío...

Que difícil es llenar el vacío
que me rodea cuando tú no estás
tanto, que en mi alma se instala el frío
y la soledad...

Y no se que hacer para llenarlo
estando tan lejos y a la vez tan cerca
pues despierto siempre, te estoy soñando
y cuando duermo mi alma, se desconcierta.
Solo hace un día y parecen años
y me pasan las horas muy lentamente
y será porque tanto yo extraño
esos besos que me dabas tan dulcemente.

Yo solo quiero que pase pronto
esta angustiosa soledad que me atenaza
y tenerte por fin mirando mis ojos
mientras mi cuerpo y mi alma, a ti te abraza.

Beberemos dulcemente...

No puedo quedarme en tierra
sin tomar champaña contigo
en ese barco que te aleja
de mis besos y mi destino.

Tengo que sobornar al capitán
para acompañarte a cubierta
y asomarme una vez más
a tus ojos y tu belleza.

Es tan larga esa travesía
que te aleja por momentos
pero sabes vida mía
que quedas en mis pensamientos.
Beberemos dulcemente 
hasta que la sirena suene
y la sangre me golpee
de emoción sobre las sienes.

Un beso en la barandilla
será nuestra despedida
cuando regrese a Sevilla
sintiendo mi alma perdida.

Pero la suerte está echada
y no vuelvo padeciendo
pues ya vi en tu mirada
lo que tu me estás queriendo.

1 de diciembre de 2016

Hoy quiero guerra contigo...

Hoy quiero guerra contigo
tu cuerpo, mi campo de batalla
mis besos, los que te den abrigo
antes de que mi vida te vayas.

Tu, navegaras los mares
yo, extrañare tu mirada
y por fin con tu querer
te quedaras en mi alma.

Pero antes, escuchame
tengamos una guerra juntos
sin balas y sin cañones
solo tus ojos profundos.
Y en tu piel escaramuzas
ganando terreno a tu vientre
y en tu espalda mil caricias
sin que puedas detenerme.

Tu cuerpo será mi crucero
donde naveguen mis ganas
con mil besos y mil te quiero
y mi pasión exaltada...

Escúchame bien...
quiero una guerra contigo
porque no quiero perderte
sin dejarte mil suspiros...

Voy a extrañar esos ojos...

Voy a extrañar esos ojos
que de tan negros parecen
dos perlas que están mirando
para en mi alma meterse.

Yo aquí me quedo celoso
de no tener la fortuna
de estar mirando ese cielo
cuando te mire la luna...

Y también del rey neptuno
cuando te asomes a sus aguas
al ver que yo no te tengo
y se fije en tu mirada.

Quiero mecerme en las olas
en ese tranquilo mar
y en tus brazos vida mía
yo quisiera navegar...
Yo seré tu capitán
grumete y timonel
para dejarte rendida
de amores y de placer.

Por las noches abrazarte
en la cubierta serena
y poder acariciarte
con la sangre de mis venas.

Que de sangre y fuego vivo
cuando te beso y te abrazo
y ahora que te vas suspiro
por tenerte en mi regazo.

Quiero que disfrutes amor
de ese crucero tranquilo,
llévate de mi alma ese sol
que siempre viaja contigo.

Mis manos serán tu alberca...

Mis manos serán tu alberca
donde tus labios se bañan
para que deposites las rosas
mientras mi corazón te habla.

Los pétalos uno a uno
con mi boca he de coger
esos que están protegidos
y sepas lo que es querer.

Sobre la flor de tus labios
te plantaré mil te quiero
mientras te digo al oído
que sin tus besos me muero.
Báñate entre mis manos
y con mis manos temblando
siente como te acaricio
si me estás acariciando.

Refresca tu dulce boca
con el agua de mis deseos
que se te prenda en el alma
un arcoiris de besos.

Ahora mírame a la cara
y dime lo que tu ves
si no es amor en mi mirada
y un exquisito placer...